1 de Juan 4 : 16

0
1648

”Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para nosotros. Dios es amor, y quien permanece en el amor, permanece en Dios, y Dios en él”

Jesús me ama. Tres palabras sencillas que pueden hacer una gran diferencia en su vida cuando se les cree.

Lo que Dios quiere que Sus santos del Nuevo Testamento supieran, que los santos del Antiguo Testamento no podían entender, es “Cristo en vosotros la esperanza de gloria.” La venida del Mesías fue predicha en el Antiguo Testamento, pero la idea de que Él realmente moraría en nosotros estaba por encima de la concepción de cualquiera. Sin embargo, el Nuevo Testamento es evidente que Cristo, por el Espíritu Santo, establezca su residencia permanente en todos los creyentes. Esta es una verdad gloriosa que algunos no aprecian plenamente. Y al no ser meditada esta verdad, al no ser comprendida no se manifiesta quienes verdaderamente somos.

Los avances solamente se van a dar y cosas asombrosas comienzan a sucederle cuando usted realmente cree que Jesús lo amaSu amor nos dirige al arrepentimiento, su amor nos guía a manifestar los dones del Espíritu Santo depositados en nosotros. Al nosotros no manifestar los dones del Espíritu Santo es debido a que  la realidad del afecto de Dios por nosotros simplemente es un conocimiento mental y no una realidad en el corazón.