Aldea musulmana se convierte a Cristo después de tres días de oración

0
751

ASIA CENTRAL.- Toda una aldea musulmana se rindió a los pies de Cristo, después de que unos pastores oraron tres días por la redención del pueblo.

Varios jóvenes de una aldea musulmana, influenciados por extremistas del exterior, derribaron una iglesia, la clínica de salud, la escuela de costura y el centro de educación, todos edificios que habían sido levantados por pastores para el servicio del pueblo.

Después del atentado, pastores, creyentes y niños, quedaron lesionados con graves heridas. Los padres de los jóvenes atacantes y otros ancianos de la aldea les reclamaron severamente y les sugirieron que pidieran excusas a los pastores, según refiere el sitio Bibles for Mideast.

Un estudiante de medicina, que arribó al pueblo de vacaciones, les hizo una visita a los jóvenes y lleno del amor de Cristo (con planes de convertirse en un médico misionero), les aconsejó de la misma manera. Finalmente estuvieron de acuerdo.

Todos los aldeanos, incluidos los jóvenes, se juntaron y sacaron a los militantes del pueblo. Los ex “terroristas de paso” se acercaron a los pastores y pidieron disculpas por lo que el delito cometido. Los ministros los abrazaron con amor fraternal y oraron por ellos.

Desde entonces, los aldeanos han estado trabajando vigorosamente para reconstruir la iglesia de hojalata y la clínica de salud, todos bajo la dirección de los jóvenes.

Antes del atentado, 27 de las familias del pueblo se consideraban creyentes. Las otras 18 familias seguían profesando la fe musulmana, pero no tenían ninguna objeción contra la iglesia o sus compañeros aldeanos que se convirtieron en cristianos. Los muchachos que se habían unido a los terroristas y habían perseguido a la iglesia provenían de esas familias.

Para celebrar la recién construida iglesia, los pastores convocaron tres días oración y ayuno. Aunque todavía débiles, los pastores Shah y Asif condujeron los servicios, con 45 familias de las aldeas que participaron.

Al finalizar el tercer día, cada uno de los que aun eran musulmanes aceptó a Jesús como Señor y Salvador. ¡Así que toda la aldea, en una región dominada por musulmanes, se ha vuelto cristiana! Ahora se preparan para el bautismo de los nuevos creyentes.