Saltar al contenido

Astronauta exaltó la grandeza de Dios con versículos bíblicos cuando llegó a la Luna

Astronauta exaltó la grandeza de Dios con versículos bíblicos cuando llegó a la Luna

Al momento en que el astronauta de origen estadounidense, Edwin “Buzz” Aldrin, aterrizó en la luna hace aproximadamente 50 años, lo primero que hizo fue dar gracias a Dios y exaltar la grandeza de Dios con versículos Bíblicos.

El sr. Aldrin, un cristiano devoto según señalan algunos medios, sentado junto a Neil Armstrong, se convirtió en la primera persona en celebrar la Santa Cena en un cuerpo celestial fuera de la Tierra. El presbiteriano ordenado escribió en una columna para Guideposts en el año 1970, que eligió la Santa Cena porque su pastor en Webster Presbyterian, Dean Woodruff, a menudo conversaba de cómo Dios se revela a sí mismo a través de los elementos cotidianos.

Por otra parte el astronauta dijo: “Me preguntaba si sería posible tomar la comunión en la luna”, resaltó Aldrin un año después de la misión, “simbolizando el pensamiento de que Dios se estaba revelando allí también, cuando el hombre extendió la mano al universo. Porque hay muchos de nosotros en el programa de la NASA que confiamos en que, lo que estamos haciendo es parte del plan eterno de Dios para el hombre.

Y el 20 de julio del año 1969, luego de que la nave lunar Eagle aterrizó en la superficie de la luna, Aldrin opto por sacar una hoja de pan de harina que llevó en un paquete de plástico y el vino, junto con una pequeña copa de plata provista por su iglesia, que conservó. en su “kit de preferencia personal”.

Al momento de hacer el reporte dijo: “Houston, este es Eagle. Este es el piloto LM”, refiriéndose al módulo lunar, momento después de que el módulo aterrizó en la luna. También Aldrin leyó en silencio la Biblia en el libro de Juan 15:5, que escribió en una tarjeta de 3 por 5 pulgadas:

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Es bueno saber que este acontecimiento debe ser algo hermoso y que nadie quisiera desaprovechar, por lo que es bueno también saber que Aldrin no se conformó con leer un primer versículo y al momento de su regreso a la tierra quizo leer una vez mas la palabra de Dios en el Salmos 8: 3-4.

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,
La luna y las estrellas que tú formaste,

Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
Y el hijo del hombre, para que lo visites?

Es bueno que usted y yo estemos convencido de lo bueno y poderoso es Dios, también es bueno que oremos los unos por los otros, recordando orar por Jerusalén la ciudad amada por Dios.