¡Comida Impresa! Ya no se dice cocinar, se dice imprimir.

0
751
comida impresa cocinar o imprimir comida

“Cariño, tengo hambre, creo que voy a imprimir un aperitivo”. Una frase que podría volverse normal en la cocina cuando se popularicen las impresoras 3D de comida. Con esto nadie podrá decir que no sabe cocinar.

¿Imaginas la posibilidad de tener un aparato en casa, al que puedas solicitar cualquier receta y en cuestiones de segundos, obtengas lo deseado, perfectamente impreso?

Sí, he dicho impreso, en los últimos años se ha desarrollado la tecnología de la impresión 3D, impresoras que a través de finas capas de materiales específicos, conforman desde piezas pequeñas e insignificantes, como barcos en miniatura, hasta partes del cuerpo humano que pueden ser utilizados en sustitución de los originales, logrando así de la manera más inimaginable, salvar vidas.

Pero esto no termina aquí, la cosa ha trascendido hasta donde nuestra mente no es capaz de imaginar, ahora están maquinas también imprimen comida. Sé que muchos se preguntaran, como rayos es esto posible, así que les traigo algunas nociones de esta impresionante innovación.

Pues no es tan descabelladlo como parece, la maquina utiliza cartuchos que en vez de estar llenos de tinta, como las impresoras que conocemos, tienen ingredientes en polvo. Aunque al inicio, estas maquinas solo podían imprimir platos sencillos, hoy en día logran platos tan complejos como la Pizza.

En su mayoría de las impresoras 3D funcionan mediante un proceso de fabricación aditiva, en el que se van depositando capas de material, del tamaño y forma adecuadas, una encima de la otra hasta que se construye un objeto. Otro método es el de las impresoras de unión, que van uniendo capas mediante un adhesivo.

Las impresoras 3D de alimentos son un poco más complejas de explicar. Para hacerlo vamos a tomar como ejemplo a Foodini, la impresora 3D de comida desarrollada por la empresa española Natural Machines. Foodini tiene cinco capsulas, parecidas a los cartuchos de tinta de las impresoras tradicionales.

La diferencia es que en vez de tinta, en cada capsula se vierte un ingrediente. Luego la impresora crea el plato imprimiendo finas capas de cada ingrediente.

imprimir comida