Génesis 24 : 1

0
767

“Abraham era viejo, muy avanzado en edad, y el Señor lo había bendecido en todas las cosas.”

La Biblia dice que Abraham era justo. Pero ¿sabe usted que su sobrino Lot era justo también? (2 Pedro 2:7-8) Sin embargo, ambos hombres vivían vidas muy diferentes. A pesar de que ambos vivían bajo la gracia de Dios, unos 400 años antes de que la ley fuera dada, Abraham fue muy bendecido, mientras que Lot perdió un montón!

Ambos hombres tenían grandes manadas y rebaños. Cuando sus pastores empezaron discutiendo sobre el espacio, Abraham tomó la iniciativa de hacer la paz. Incluso dejó a Lot escoger las tierras que él quería. Ambos eran justos, pero uno era más amable que el otro.

Lot escogió la llanura bien regada de Jordania, donde estaban las ciudades de Sodoma y Gomorra. Él vivió allí y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. Con el tiempo, vivía en Sodoma. Ahora, Sodoma y Gomorra en la Biblia representan un estilo de vida pecaminoso. Algunos cristianos piensan: “Desde que soy justo por la fe y bajo la gracia de Dios, puedo vivir un estilo de vida pecaminoso.”

Bueno, vamos a aprender de Lot. La primera vez que vio a Sodoma, sus pies se dirigieron hacia allá y, finalmente, entró en ella. Me gusta lo que un gran hombre de Dios dijo: “El pecado te llevará más lejos de donde quieres ir, te mantendrá más tiempo de lo que deseas permanecer y te puede costar más de lo que quieres pagar”

¿Qué terminó pagando Lot? Fue capturado cuando cuatro reyes saquearon Sodoma y Gomorra. E incluso después de que Abraham lo rescató con la ayuda de Dios, él no aprendió su lección. Volvió a Sodoma.

Algunos cristianos viven de un plan de rescate financiero a otro. Dios les ofrece, digamos, pagarles la deuda, y luego vuelven a pedir dinero prestado o se van a las apuestas! Sodoma y Gomorra fueron destruidos. Lot escapó sólo con la ropa que tenía e incluso perdió a su esposa en el proceso.

Amigo, usted es la justicia de Dios en Cristo. Cuando realmente entiende lo que Jesús hizo para hacerlo la justicia de Dios, va a dejar de amar el pecado y se enamorará de Dios. Entonces, no será difícil tener un corazón para Dios, como lo hizo Abraham, y al igual que Abraham, será bendecido en todas las cosas.