¿Hay vida en otros planetas? La revelación de un astrónomo cristiano

0
858
ESTADOS UNIDOS.- ¿Hay vida en otros planetas o estamos solos en el universo ? Para el astrónomo cristiano Dr. Hugh Ross, esta incógnita puede comprendida mas fácilmente a través de esta otra pregunta: “¿Estamos aquí y por qué?”.
Ahora enlazando su experiencia en la ciencia de la Universidad de Toronto y la teología en su posición de pastor, Ross considera que la Tierra es vista con excepcionalidad por Dios. Ademas, indica que el universo se deriva de la historia bíblica de la creación, la caída y la redención de la humanidad.

“Vemos que la historia y la composición del universo cumplen con el propósito de Dios y hacen posible que los miles de millones de personas escuchen y respondan a la oferta de la redención de sus pecados y una relación segura y amorosa con Dios”, afirmo Hugh Ross al sitio web The Christian Post.

Ross culmina su exposición declarando que las personas que dicen que existe también “la vida física consciente” en el resto del universo y estan basados en los cuatro falsas: suposiciones

  1. Como el agua es el único factor determinante para el establecimiento de una zona habitable en algún planeta.
  2. Cada estrella es un candidato para convertirse eventualmente en un planeta habitable.
  3. En el origen de la vida es un paso fácil naturalista.
  4. En el proceso natural de la evolución de un simple organismo unicelular, equivalente a los seres humanos, es mas que inevitable, teniendo en cuenta el paso de varios miles de millones de años.

Este astrónomo expresa que no hay certeza alguna en alguna de estas suposiciones. Alega que para que un planeta sea realmente habitable, debe poseer a la misma vez elementos como el agua, la radiación ultravioleta, el proceso de fotosíntesis, el ozono, velocidad de rotación, oblicuidad, las mareas, la estratosfera y el campo eléctrico atmosférico.

Y de los 3.547 planetas descubiertos hasta ahora, Ross afirma que sólo uno se encuentra en las nueve áreas habitables conocidas: la Tierra. “Tenemos bastantes razones para adorar y alabar a Dios por toda su creación”, afirmo.