Saltar al contenido

Hechos 10 : 38

“… Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder, el cual anduvo haciendo bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”

De todos los milagros que Jesús hizo, 35 de ellos fueron registrados para nuestro provecho en los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Ahora, de esos 35 milagros, 26 son milagros de sanidad, incluyendo la expulsión de demonios y resucitar a los muertos.

En otras palabras, la mayoría de los milagros de Jesús escritos para nosotros tiene que ver con la sanidad y poner en libertad a los oprimidos por el enemigo. Jesús es la voluntad del Padre en acción y su corazón compasivo no permitiría que todo el que llegara a él para ser sanado quedara enfermo o atado en su cuerpo físico.

¿Puedes ver que  la naturaleza de Dios es sanar? Él desea que usted sea sano y fuerte en espíritu, alma y cuerpo. Es por eso que Su Palabra expresa: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”(3 Juan 1:2).

Así que no dejes que el maligno te diga lo contrario. Sigue escudriñando todos los milagros de sanidad  de Jesús. Medita en su compasión hacia el enfermo y su deseo de curar. Debes estar convencido en tu propio corazón que esa es su voluntad.