Saltar al contenido

Iglesia utiliza diezmos para los habitantes de la calle

Los diezmos y las ofrendas de los fieles de una iglesia en la ciudad de Portland, en el estado de Oregon (EEUU), se están usando para un proyecto social que donará casas a moradores callejeros que tengan la intención de recomenzar sus vidas.

La iglesia de la iglesia central del Nazareno, diseñó y está construyendo 15 casas pequeñas en un terreno de su propiedad, que cuenta con 44 mil m². Las casas son pequeñas, con 29 m² y vienen siendo tipo “cápsulas”.

El proyecto, llamado “Agape Village”, tiene como principal propósito ayudar en una deprimente realidad de la ciudad donde la iglesia tiene su central, ya que hay una gran cantidad de personas sin hogar en Portland, afectadas por las crisis económicas, alquiler o dependencia química.

“Todo comenzó con el deseo de la iglesia al amor de manera más efectiva a Dios y al prójimo”, dijo el pastor Matt Huff, dijo al portal de The Christian Post . “Hay personas que viven en tiendas en todo el lugar. Ellos son nuestros vecinos. ¿Cómo podemos envolverlos y amarlos y no sólo expulsarlos? “, Preguntó.

Huff explicó también que la idea de su iglesia fue inspirada en el trabajo que otras iglesias de la región hicieron a lo largo de los años. La construcción de las casas comenzó el año pasado, con mano de obra voluntaria de fieles que usan la sexta o el sábado para dar marcha a la obra.

La estructura de las casas es bastante sencilla: tendrán baterías solares que permitirán a los beneficiados recargar sus celulares, pero las instalaciones no tendrán tuberías o electricidad. La idea es que la villa tenga un área común central, con cocina, baños y duchas, que permitirán a los residentes un mínimo de confort.

Los beneficiados por el proyecto serán seleccionados a partir de un proceso de clasificación. Ellos deben seguir reglas básicas, como permanecer sin consumir alcohol o drogas, sin practicar robo o involucrarse en situaciones violentas. Además, para garantizar la permanencia en el proyecto, ellos deberán usar parte del día en trabajo voluntario para el mejoramiento de la comunidad.

El pastor reconoció que los beneficiados serán alentados a participar en los cultos semanales, pero no obligados. Huff explicó que el proyecto quiere no sólo ofrecer refugio, sino posibilitar un cambio de vida: “La idea es que esa vivienda sea transitoria y que estén trabajando para algo”, enfatizó, añadiendo que cada uno de los beneficiados recibirá ayuda en la búsqueda de un ” empleo.

Mientras las obras no están listas, los responsables del “Agape Village” están formando sociedad con varias organizaciones, como un hospital local, para proporcionar servicios como asesoramiento y rehabilitación de drogas y alcohol. Matt Huff aseguró que ya hay al menos 15 organizaciones externas y otras iglesias que se asociaron con el proyecto, y una cena benéfica recientemente levantó cerca de 11.000 dólares para ayudar a cubrir los gastos.