Saltar al contenido

Miles de iraníes abandonan el Islam y se convierten a Cristo en Turquía.

convierten a Cristo

Miles de los asilados iraníes se están arrepintiendo y se convierten a Cristo en Turquía, gracias al trabajo de evangelismo de pastores, que se enfrentan a las normas religiosas musulmanas censurando la adopción de otra religión.

Uno de estos valientes es Karl Vickery, que predica en un auditorio, ante unos oyentes cuyo idioma no discierne. Para compartir sobre Jesús, el pastor proveniente de los Estados Unidos, tiene la colaboración de un traductor persa. En una sala de conferencias de un hotel de la ciudad de Denizli, Turquía, alrededor 60 iraníes adoran cantando a Dios.

“No soy famoso ni rico, pero yo conozco a Jesús. Yo tengo a Jesús”, pronuncia el pastor, mientras un recien convertido de lenguaje Farsi, vocifera: “¡Aleluya!” y aplaude. Al final del mensaje, Vickery ofrece elevar plegarias por cada de los presentes en la sala.

Entre los devotos está Farzana, una joven de 37 años de edad de Teherán, y su hija de 3 años Andya. Ella prefiere no identificar su apellidodebido a las posibles persecuciones que su familia en Irán podria sufrir, por su declaración. Sus parientes conocen su decisión y temen de su propia seguridad dentro de Irán.

Sabah Allahvardi, una estudiante universitaria de 22 años, está excitada por su bautismo. Se mudó a Turquía hace algunos seis meses. Le acompañan 9 personas, que salen de la piscina, radiantes y felices. “Nunca pensé que me pasaría esto, pero ahora estoy muy feliz porque mi vida ha cambiando”, dijo la mujer al medio NPR.

En Turquía y en todo el Medio Oriente y Europa, los evangélicos están compartiendo las buenas nuevas del evangelio, a los refugiados musulmanes que intentan trasladarse a Occidente. Los exiliados en Turquía han escapado de Irán, donde la conversión a cualquier religión, excepto el Islam, es ilegal. En algunos países islámicos, se convierten a Cristo.