Saltar al contenido

Arqueólogo asegura que encontró el lugar donde Jesús convirtió el agua en vino

Arqueólogo asegura que encontró el lugar donde Jesús convirtió el agua en vino

La ciencia ha dado lugar a nuevos descubrimiento ahora toca el turno a un arqueólogo asegura que ha descubierto el lugar donde ocurrió el primer milagro de Jesús, la conversión de agua en vino, historia narrada en los Evangelios de la Biblia.

La palabra de Dios que es la Biblia nos narra en los Evangelios nos dicen que Jesús realizó su primer milagro durante una boda celebrada en Caná de Galilea, aunque no dice la ubicación exacta de la mencionada ciudad.

El arqueólogo que lleva por nombre Tom McCollough asegura haber identificado “el lugar más probable” donde ocurrió el primer milagro de Jesús. Él publicó sus hallazgos en la revista Biblical Archaeology, donde presenta indicios de la ubicación de Khirbet Cana, las “ruinas de Caná”, es en este lugar que se realiza excavaciones desde el año 2000.

La ubicación Khirbet Cana está a unos 14 kilómetros de Nazaret. Aunque no se esperaban que otras excavaciones en el lugar llevaron el descubrimiento de una sinagoga del período romano, varios mikve (local de baño ritual judío), seis monedas del período de los Macabeos y también fragmentos de cerámica con letras hebreas. Los vestigios de las construcciones antiguas y las reliquias identifican el área como una antigua villa judía que se mantuvo de pie entre las fechas 323 aC y 324 dC.

El relato publicado en la revista Biblical Archaeology asegura que la una de la evidencia más contundente de que allí sería la antigua Caná es una gran red de túneles subterráneos que eran usados para el culto Cristiano. Hay cruces en las paredes y escritos de frases como “Kyrie Iesou” (Señor Jesús, en griego).

Pero no fue todo sino que los arqueólogos encontraron en una cueva “una gran tapa de sarcófago con dibujos de cruces de Malta, puesta de lado para servir como una especie de altar, con el borde superior desgastado, tal vez por peregrinos que ponían sus manos sobre el lugar durante la Oración“.

McCollough dice que en ese lado se encontraron cuatro jarrones de piedra sobre una especie de estante, donde había espacio para dos más. “La presencia de seis jarrones de piedra sobre un altar en un santuario, en la posible ubicación de donde ocurrieron las bodas de Caná, es un fuerte indicio que los primeros cristianos de la era bizantina creían que esa era la Caná citada en los Evangelios”, expone el arqueólogo.

Sin embargo, no hay indicios más contundentes, como escritos o reliquias que identifiquen el nombre del asentamiento, lo que hizo que los descubrimientos del equipo de McCollough fueran cuestionados por otros expertos.

Todos debemos saber que siempre que descubrimos algo los demás lo cuestionarán, unos para bien y otros poner duda de nuestro logro o descubrimiento.

Fuente: acontecercristiano