Joven de Republica Dominicana ayuda a que una gran multitud de personas se entreguen a Cristo y sean bautizados en áfrica.

0
1098
Joven de Republica Dominicana ayuda a que una gran multitud de personas se entreguen a Cristo y sean bautizados en áfrica

ÁFRICA.- Más de 2 mil personas decidieron entregar sus vidas a Cristo, después que misioneros realizaran un trabajo evangelísticos en el área.

Alrededor de unas 32.000 personas han sido bautizadas, según los reportes desde el inicio del programa en el 2001 y más de 1.300 estudiantes de un seminario bíblico en Collegedale, Tennessee, han participado en la evangelización a través del Centro de Recursos Evangelísticos (CRE).

El coordinador del CRE Raúl Rivero, afirmó que Dios tiene todo el crédito por el trabajo que sucede en los viajes misioneros. “No es por lo que hacemos. Nosotros sólo participamos de lo que Dios ya está haciendo en las iglesias locales”, dijo.

También el pastor Samuel Nzoikorera, fue testigo de los bautismos celebrados en Zimbabue cuando culminó su viaje misionero el año pasado.

“Cuando arribamos al lugar, me sorprendió ver a una multitud de personas tan grande que estaban listos para ser bautizados, al menos 2 mil personas. Yo nunca había visto una celebración de bautismo como esa. ¡Mi alma saltó de alegría por vivir esta experiencia!”.

Según los reportes, otras 1.300 personas que habían recibido a Cristo como su salvador fueron bautizadas en Zimbabue el año pasado, a través de los esfuerzos de 23 seminaristas del ERC.

Una estudiante de la única isla que tiene la Biblia que es la palabra de Dios en su bandera, República Dominicana llamada, Paola Mora Zepeda, era animada para llamar a la gente a entregar sus vidas a Jesús, después de cada sermón.

“El pastor me dijo: “Cuando llamas a la gente, estás atrayendo sus corazones para tomar una decisión. Poco a poco, el corazón de la persona se está abriendo para que Jesús pueda entrar”, relata Zepeda. “Esa conversación ha cambiado todo para mí”

Cuentan que en la predicación final, ella silenciosamente oró para que el Señor tocara los corazones de las personas durante el llamamiento.

“Como respuesta a mi oración y como resultado del Espíritu Santo, una visitante, alguien que había ido a todos a los cultos, pero que nunca había respondido a los llamados, caminó hacia adelante”, expresó Zepeda. Dios estuvo trabajando en su corazón durante toda la semana, y después de muchos llamados, ella finalmente estaba lista para aceptar a Jesús”.