Juan 17 : 17

0
761

“Santifícalos en tu verdad: tu palabra es verdad”

En esta oración, Jesús oró dos en dos ocasiones para que el Padre guardara sus discípulos del mal. Entonces Él reveló la forma en que Dios haría esto, a través de Su Palabra, las Sagradas Escrituras. El que quiere vivir para Dios, rechazar al diablo, y rechazar el sistema del mundo, tiene que conocer la Palabra de Dios.

Debemos analizar las Escrituras, porque ellas manifiestan el deseo de Dios para nuestras acciones y actitudes. Para ser repletos con el conocimiento de la voluntad de Dios, debemos estar llenos de la Palabra de Dios. La Palabra de Dios es Su voluntad. Los que son ignorantes de la Palabra de Dios serán ignorantes del deseo de Dios.

El conocimiento de la voluntad de Dios es esencial en el desarrollo de la conducta y el carácter cristiano. No hay forma de que podamos cumplir la voluntad de Dios si no sabemos cuál es. El punto de partida para cualquier cristiano es comprender la voluntad de Dios para su vida. ¿Cómo puede una persona obtener tal conocimiento? El primer paso es desearlo.

(Jeremías 29:13) dice: “Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” La gente le pregunta el Señor para conocer su voluntad, pero no lo reciben porque no buscan con todo su corazón queriendo saber que revela Su escritura. Nadie que haya buscado al Señor con todo su corazón ha sido decepcionado.

El Espíritu Santo es el administrador de la sabiduría de DiosEs a través de él que conocemos las cosas que Dios nos ha reveladoUno de los ministerios fundamentales del Espíritu Santo es revelar la voluntad de Dios para nosotros.

No hay manera de que podamos caminar como es digno del Señor y agradarle, si no conocemos su deseo. Por otra parte, no podemos ser fertiles sin el conocimiento de su voluntad. Dios ha provisto todo lo que necesitamos para tener éxito y la victoria en esta vida. Cree su Palabra escrita.