Juan 18 : 6

0
320

“Cuando les dijo, Yo soy, retrocedieron, y cayeron al suelo”

Es contundente y queda claro que fue el poder de Dios que hizo que estos seiscientos hombres cayeran de espaldas al suelo, pero ¿por qué fue lo que realmente pasó cuando dijo: “Yo soy”? 

En este caso, Jesús dijo, literalmente: “Yo soy.” Puesto que Jesús era Dios manifestado en la carne, su declaración de “Yo soy”, tuvo el mismo efecto que cuando Él lo expresó a Moisés (Éxodos 3:14)Esto es nada menos que el Dios Todopoderoso expresando su gloria a través de la declaración de gran alcance, “YO SOY. ” No es de extrañar que estos hombres se cayeran al suelo.

Esto demuestra gráficamente cómo Jesús hubiera podido defenderse así mismo de cualquier ejercito, sin importar su numerosidad, que hubiera querido atraparlo, pero entonces, ¿como hubiera ido a la cruz?, ¿cómo nos hubiera podido salvar? si todos estábamos muertos en delitos y pecados y necesitábamos que alguien más grande que la humanidad pagara el precio por ella. Como dice (Isaías 53:7),”…no abrió su boca”, fue de esta manera que demostraba su inigualable e incalculable amor, que pudiendo destruir al hombre prefirió pagar por la humanidad, dijo en (Juan 10:18), “Nadie me quita la vida, sino que yo la pongo de mí mismo.” 

Maravilloso poder de Dios utilizado para nuestra salvación y no nuestra destrucción, gracias Padre por lo que elegiste hacer por la humanidad. Bendita gracia, bendito amor.