La sanidad es una promesa de Dios

0
716

No importa los tiempos que en estes viviendo, lo que importa es lo que dicen las Sagradas Escrituras, confia en Dios y cree lo que dice su palabra y verás la gloria de Dios. Un promesa que viene de parte de Dios para ti y es “la sanidad”, a través de ella podemos conocer más de su amor, de igual forma, a través de la sanidad recibimos su grande misericordia.

jeremias 33:6

En cierta ocación el Señor Jesús mientras estuvo en la tierra, dijo que la condición de enfermedad en el cuerpo de una persona era para que el hijo de Dios se glorificara, de esta manera podemos entender que muchas veces Dios perminte las situaciones adversas en nuestras vidas para llevarnos a un lugar mejor.

Hermano querido que estás leyendo este hermoso articulo quiero que comprendas que las aflicciones del tiempo presente no se compará con la gloria venidera que ha de manifestarse en nosotros, somos hijo de Dios y estamos llamados a ser luz donde quiera que vayamos.

Debemos confiar y orar a Dios para que nos proteja de cualquier enfermedad, para que nos de abundante salud, provea la medicina y para que con sus manos sanadoras toque nuestro cuerpo y lo haga libre de cualquier cosa ya sea chica o grande que nos esté afectando, y que nos está quitando la calidad de nuestra vida física.

Ten presente que Dios siempre te escuchará porque eres su hijo que clama por sanidad, Él mira nuestra condición y actua con su poder sanador, ya que como dicen las Sagradas Escrituraspara Dios no hay nada imposible”, “todo es posible para el que cree”.

Orar aferrado a su palabra nos hace que que Jehová de los Ejecercito nos promete librarnos de cualquier peste destructora, la perseverancia en la oración nos ayudará a crear un habito de orar por la mañana, al medio dia, por las noches y a toda hora, porque mientras mas tiempo pasas con Dios pasa quieres estar con Él.

Todo el que tiene salud por lo regular siente paz, la misma que prometió Jesús que nos daría no como el mundo la da, sino la que proviene del principe de paz, del admirable y consejero. Espera en Dios confiando de que vas a recibir tu milagro cuando fuere tiempo, puede ser ahora, solo necesitamos fe y esperar porque el milagro viene en camino.