Saltar al contenido

¿Los hombres pueden dar el pecho?

Es posible que muchos no conciban la idea de que un hombre puede amamantar.

El hecho de que sean las mujeres quienes pueden amamantar a los bebés se puede dilucidar por varios agentes. El más notable es que poseen unas glándulas mamarias bastante evolucionadas y bien dispuestas. Pero se cree que las superficiales glándulas de los hombres también tienen la habilidad de producir leche.

Existen vestigios de hombres que han podido amamantar a sus retoños, incluyendo datos provenientes de la agencia de noticias France-Presse que relataba en 2013 cómo un hombre de 38 años de Sri Lanka había recurrido a esa alternativa luego del deceso de su esposa para alimentar a sus bebés. Parece que emplear un sacaleches durante unas cuantas semanas le permitió conseguir este efecto deseado. En cualquier coyuntura, la esencia de la lactancia reside en la hormona prolactina, y no es tan improbable que su nivel se incremente en el organismo masculino hasta el punto de que produzca leche naturalmente.

Esta rareza recibe el nombre de galactorrea y está atada a circunstancias como la ausencia o escasez de testosterona, la aparición de un tumor benigno en una zona del cerebro que genera hormonas –la hipófisis–, con la ingesta de algunos medicamentos y con la combinación del estrés y la desnutrición extrema: se registraron muchos casos en los campos de concentración nazis.

Otro caso que se hizo viral

Un caso más actual, en 2018, fue el de un padre que se auxilió de una pezonera artificial para poder “amamantar” a su bebé recién nacido porque su madre no se hallaba en condiciones de hacerlo tras una cesárea de emergencia. Las enfermeras le comunicaron que era fundamental que la pequeña, Rosalía, tuviera un contacto piel con piel y le notificaron que era inminente alimentarla, por lo que acogieron esta técnica.

Como se puede observar en la imagen es una especie de sonda unida a un recipiente con leche artificial, que permitió a la bebé poder iniciar con la succionar de forma natural mientras se hacía posible hacerlo de la madre, que se recuperaba de la intervención en quirófano.