Saltar al contenido

Maduro pide a Dios que “meta su mano” y mejore la relación con Estados Unidos

El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, solicitó este martes a Dios que “meta su mano” y reedifique las deformes relaciones entre Venezuela y Estados Unidos, una nación que no le acepta y le ha solicitado en muchas ocasiones que se retire del poder, que ocupa desde 2013.

“Pido a Dios que meta su mano y cambie el curso de esta conspiración y le abra las compuertas a un proceso de negociación y de acuerdos entre el Gobierno del presidente Donald Trump y el Gobierno bolivariano”, dijo Maduro al hacer alusión a supuestos planes del país norteamericano para despojarlo del poder.

Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos han estado prácticamente a la deriva desde la llegada del chavismo al poder, en 1999, pero las disputas se acrecentaron de forma notable en enero pasado, cuando la Administración de Trump reconoció como presidente interino de Venezuela al opositor y jefe del Parlamento, Juan Guaidó.

Esta posición provocó que Maduro impusiera la ruptura de las relaciones de parte y parte, entre ambas naciones, a lo que continuaron penalidades económicas de Estados Unidos contra funcionarios e industrias venezolanas, incluida la del petróleo.

Retirada del personal diplomático

A pesar de todo, los dos países habían entrado en acuerdo de negociar la apertura de oficinas de intereses, pero este proceso también se vio obstaculizado después de que Washington anunciara su decisión de retirar a su personal diplomático restante en la ciudad de Caracas, aunque Maduro externó este martes que su Gobierno los expulsó para evitar algún “falso positivo”.

En ese sentido, el mandatario expresó que su intención es continuar estas negociaciones con el acompañamiento de la ONU, al tiempo que reiteró en que es posible una relación de “respeto, altura y cooperación” entre ambas naciones.

“Creo en la negociación, creo en la diplomacia porque creo en la paz, no pierdo la esperanza (de mejores relaciones enfrenta grandes tensiones política desde el pasado enero, cuando Maduro juró un nuevo mandato cuya genuinidad no es reconocida por la oposición y parte de la comunidad internacional y, como resultado, Guaidó dijo que asumía las jurisdicciones del Ejecutivo ante la “usurpación” que considera hace el líder chavista de la Presidencia.

Estados Unidos reconoció de forma casi instantáneamente a Guaidó, así como algunos países de la región y el mundo, que han solicitado elecciones libres en la nación del Caribe.