¡El sorprendente “Mar Muerto” de Israel donde nadie se hunde!

0
2370
El sorprendente Mar Muerto de Israel donde nadie se hunde

El Agua Salada del Mar Impide Sumergirse y No Es Posible sumergirse, algo verdaderamente asombroso.

Algo muy curioso pasa en este mar que se encuentra en un país que conoce la humanidad desde los tiempos más remotos. Se trata del célebre Mar Muerto de Palestina. Sus aguas son extraordinariamente saladas, hasta tal punto que en él no puede existir ningún ser vivo.

Al igual que algunos países allí también el clima caluroso y seco de Israel hace que se produzca una evaporación muy intensa en la superficie del mar. Pero se evapora agua pura, mientras que la sal se queda en el mar y va aumentando la salinidad de sus aguas.

Mostraremos la razón del porque las personas no se hunden en las aguas del mar muerto. El Mar Muerto contiene 27 o más por ciento en peso de sal diferente a la mayoría que solo tiene un 2 ó 3 por ciento (en peso) de sal. Cabe señalar que esta salinidad aumenta con la profundidad. Por lo tanto, una cuarta parte del contenido del Mar Muerto está formada por la sal que hay disuelta en el agua.

También se dice que la cantidad total de sal que hay en este mar se calcula en 40 millones de toneladas.

Es bueno saber que la gran salinidad del Mar Muerto determina una de sus peculiaridades, que consiste en que sus aguas son mucho más pesadas que el agua de mar ordinaria. Hundirse en estas aguas es imposible.

Por eso vemos que el cuerpo humano es más liviano que ellas.
Sabemos que el peso de nuestro cuerpo es sensiblemente menor que el de un volumen igual de agua muy salada y, por consiguiente, de acuerdo con la ley de la flotación, el hombre no se puede hundir en el Mar Muerto, al contrario, flota en su superficie lo mismo que un huevo en agua salada (aunque en el agua dulce se hunde).

Usted puede estar tumbado cómodamente sobre la espalda, levantar las rodillas hasta el mentón y abrazarlas con las manos. Sin embargo en este caso se da la vuelta, porque la cabeza resulta más pesada. Si se pone uno con la cabeza hundida y los pies para arriba, desde la mitad del pecho hasta la punta de los pies sobresale del agua; claro que en esta posición no se puede estar mucho tiempo.

Si usted intenta nadar de espaldas no se avanza casi nada, ya que las piernas no se hunden en el agua y sólo los talones encuentran apoyo en ella. Si se nada boca abajo no se va hacia adelante, sino hacia atrás.

El equilibro del caballo es muy inestable en el Mar Muerto, no puede ni nadar ni estar derecho, inmediatamente se tumba de costado”.

Bendito sea el Dios y padre de Israel que ha dado la victoria a su pueblo y a dado paz a sus hijos.

Fuente consultada: judíos
Creditos del Video: TRAVEL INSIDER