Saltar al contenido

Mateo 11: 28

Mateo 11: 28

Mateo 11 : 28

Venid a mí y descansad

25 En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños.

26 Sí, Padre, porque así te agradó.

27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;

30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Una palabra para estos tiempos, ya que el mundo está cada vez más rápido, ya todo lo quieren para antes de ayer, pocos quieren esperar y descansar por el contrario vivimos tomando carga que sabemos en nuestro interior que no vamos a poder llevar.

Lo importante de todo esto es que Dios siempre tiene una palabra para nosotros para esos momentos en los cuales entendemos que no podemos continuar debido a la carga que llevamos dia a dia.

Permíteme recordarte lo que dijo el mismo Jesús, cuando vió que la carga que querían ponerle los fariseos al pueblo, y es que parecen palabra como dicha en estos tiempos cuando todo el mundo quiere poner una enseñanza diferente poniendo carga a las personas que ni ellos ni sus padres pudieron llevar.

Para esto es que Jesús vino a tu vida, así que hoy la palabra te dice que todo a Jesús, que aprenda de él y al final encontrará paz para tu alma. Si sientes que no puedes más entonces clama a Jesús y dile que tome tu carga, que tu estás cansado que quiere su descanso, y él como buen pastor entonces vendrá pronto a socorrerte.