Saltar al contenido

Mateo 6: 13

Mateo 6:13

Mateo 6: 13

9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;

15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

El versículo que pudiéramos decir más conocido ya que es cuando Jesús enseña a orar a su discípulos, de forma que no hagan como hacían en ese momento los gentiles, los cuales oraban con vanas repeticiones.

El maestro por excelencia les da instrucciones a sus discípulos de forma tal que se vea una gran diferencia en la oración de los gentiles de la época y los seguidores de Jesús.

La oración es el medio que usamos los hijos de Dios para comunicarnos de él, en donde primero debemos empezar adorándolo y luego que hemos agradecido por todo lo que nos ha dado, pasamos a rogar por nuestras peticiones y también debemos orar los demás que están en necesidad.

Si usted entiendo que no sabe orar aquí tiene la oración más eficaz para comunicarse con Dios el creador del universo y de todo lo que hay en ello.

Tenga en cuenta que Dios siempre está dispuesto a escucharte, siempre que traigas a él tu oración confiando que él puede hacerte el milagro que estas pidiendo, para Dios no hay nada imposible.

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreo 11:1