Saltar al contenido

Las mellizas unidas por la cabeza finalmente se van a casa y dormirán en camas separadas

mellizas unidas separadas

Los hijos son el más preciado regalo que una un hombre y una mujer que se ama y desea ser padres puede obtener, la emoción de saber que un hijo viene en camino es inexplicable. Pero hay una historia de mellizas unidas.

Luego de que Heather y Riley Delaney descubrieram que serían padres de mellizas fue imposible contener la alegría. Lamentablemente a las 11 semanas de gestación el médico les dio una nefasta noticia, al parecer las pequeñas estaban unidas por el cerebro.

Esta novedad dejó inconsolable a la pareja pero decidieron continuar con el embarazo, sin importar la condición eran sus hijas y ellos las amaban aún sin conocerlas.

Los médicos entendían que el parto sería un dificil debido a la zona de unión, pero ellos se habían determinado hacer todo lo que fuera posible para que las cosas salieran bien.

Cuando los gemelos están incorporados por la cabeza, por lo general suelen incluir muchos problemas, debido al tejido cerebral que comparten.

Aunque el nacimiento era complejo, los médicos lo afrontaron, conocían el peligro de la zona, pero se mostraron muy seguros y optimistas para que el parto pudiera ser notorio.

La complejidad del procedimiento queda implícita en la cantidad de participantes, 30 miembros del personal médico asistieron la cirugía.

La operación tardo aproximadamente 11 horas y por encima de todas las complicaciones, las pequeñas Abby y Erin pudieron ser separadas.

Las vivencias que los gemelos comparten en el vientre, sellan su vida, pero lo que éstas pequeñitas pasaron no tiene igual.

La mellizas estuvieron en el hospital alrededor de 485 días, aguardando a que las operaciones fueran exitosas y que se pudiera garantizar su total desarrollo e independencia de órganos.
Todo el personal del hospital y sus padres fueron acompañantes de esta travesía y las pequeñas se convirtieron en un ejemplo de Perseverancia y esperanza.

Desde luego, este fue el inicio de un largo trayecto lleno de obstáculos a sobreponer. Gracias al apoyo de sus padres y sus galenos, cada día se perciben pasos hacia la completa recuperación.

Heather y Riley, decidieron abrir una cuenta de GoFundMe, para solicitar apoyo y solidaridad, para los tratamientos y medicamentos que se requieren, tomando en cuenta que no tienen la solvencia económica para pagarlos.

En la actualidad así es como lucen éstas pequeñas valientes, 2 años después de haber sido intervenidas.