Moisés: el más grande de los profetas también era el hombre más humilde

0
1001
Moisés el más grande de los profetas también era el hombre más humilde

La humildad de Moshé
El judaísmo dice que ser humilde es entender clara y objetivamente quién eres. Una persona realmente humilde reconoce sus fortalezas y debilidades con respecto a sí misma, a los demás y a Dios. Conoce perfectamente cuál es su lugar en el mundo.

Pasemos ahora ha hablar de nuestro personaje Bíblico ¿Cuál es la descripción principal que la Torá hace de Moshé, el más grandioso profeta de la historia? Él era “la más humilde de las personas” (ver Números 12:3).

Exactamente por esta cualidad Moshé fue elegido como el transmisor de la Torá de Dios. Al estar dedicado a la verdad y no verse afectado por los autoengaños que ciegan a otros, Moshé conocía su lugar. Por eso tuvo el mérito de ser quien entregó al mundo la verdad de Dios.

Además, Moshé tenía consciencia de que más allá de la posición que uno ocupe, se debe ser cuidadoso al tratar con los demás. Una y otra vez, a pesar de tener consciencia de su propia grandeza, Moshé mostró su humildad al interactuar con sus semejantes.

Estamos hablando de cuando Dios llamó a Moshé desde el Tabernáculo. Como explica Rashi, la palabra utilizada para describir esto, vaikrá, demuestra un contacto muy íntimo. Si bien Dios habla de manera abierta con muy pocas personas, son todavía menos las que llama.

Mas sin embargo un dato curioso que se nota es que, en los rollos de la Torá la palabra vaikrá se escribe con una letra alef más pequeña que el resto de las letras. Si omitiéramos la alef pequeña, la palabra se leería vaikar, una palabra asociada con un encuentro casual; es decir, un nivel de intimidad mucho menor.

También el Midrash dice que Moshé mismo modificó la escritura para que la alef fuera pequeña. Incómodo con la palabra vaikrá, una declaración de lo mucho que era valorado a los ojos de Dios, Moshé buscó la forma de disimularla sin cambiar el significado del texto original. De esta manera dejó igualmente en claro que era un hombre modesto. Sorprendido nosotros con tanta humildad de parte de un hombre de Dios.

No hay palabra para describir tanta grande en un hombre por el cual la Biblia establece que Dios hablaba con él cara a cara. Moshé personificó la grandeza de la humildad, porque a pesar de tener plena consciencia de su grandeza, tuvo el cuidado de no ostentarla frente a los demás.

Bendecimos al Dios de Israel, verdaderamente no hay Dios como Jehová de los Ejércitos, grande y maravilloso.
Fuente consultada: judios