Saltar al contenido

Nieto de Yiye Avila tiene Visión Profética con su Abuelo quien le advierte Juicios para Puerto Rico

Yiye Avila es sin miedo a contradicción, uno de los Evangelistas que Dios mas ha usado como herramienta en los últimas décadas, incluso hoy años después de haber partido con el Señor continua estando presente.

Sin ningún lugar a dudas, ha dejado un legado relevante entre nosotros, su nieto Miguel Sanchez Avila quien es también usado grandemente en campañas evangelistas y últimamente es muy seguido en el ámbito de las redes sociales.

En estos últimos días este varón realizó una publicación en la que comparte una revelación poderosa que recibió por parte de Dios de manera contundente y completa. Asegura que no puede realizar resumen alguno ya que no sería íntegro resumir un mensaje divino.

“Yo me encontraba en una esfera espiritual, y vi a mi abuelo orar con el rostro sobre el piso”

”Mi abuelo me saludaba y yo estaba frio, hasta que de repente me dice (Yiye) Vienen tiempos tremendos para Puerto Rico, alerta”
“Se acercan tiempos peligrosos a Puerto Rico”

Miguel Sanchez Avila resalta que Yiye no era un familiar que le hablaba, sino que su abuelo representaba a Dios mismo quien le quería hablar.

“Yo interpreto” dice miguel “Que este juicio que vendrá como un acto expiatorio para que luego surja un tremendo avivamiento en Puerto Rico y a una nueva era de evangelización”

“Mi abuelo no paraba de decirme, vendrá algo bien malo, bien malo para Puerto Rico”

La biblia alerta sobre el juicio en los tiempos finales:

Y el enemigo que la sembró es el diablo, y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. Por tanto, así como la cizaña se recoge y se quema en el fuego, de la misma manera será en el fin del mundo. El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los {que son} piedra de tropiezo y a los que hacen iniquidad; y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes. Entonces LOS JUSTOS RESPLANDECERAN COMO EL SOL en el reino de su Padre.

El que tiene oídos, que oiga. Mateo 13: 39-43

https://youtu.be/8K6QmcqaW0g