Saltar al contenido

Niño le da su asiento a una mujer embarazada ya que ningún adulto se lo quiso dar

Niño le da su asiento a una mujer embarazada ya que ningún adulto se lo quiso dar

Cada di asomo sorprendido de alguna u otra forma con las actuaciones de los niños, y a veces sucede cuando ellos son los que nos dan ejemplo de como nosotros debemos conducirnos en tal cual situación. Tal es el caso un niño que les enseñó a los adultos lo que deben ser los buenos modales y la amabilidad. Pareciera que son los adultos los que deben dar o mejor dicho predicar con el ejemplo.

Así de esta forma los pequeños estarían aprendiendo de nuestra conducta. Pero este pequeño malayo que renunció a su asiento para dárselo a una mujer embarazada se volvió viral debido a su acto de caballerosidad. Gloria a Dios por pequeños como estos los cuales son digno de admiración.

Es lamentable el caso ver como un hombre adulto la miró y la ignoró. Se entiende que el segundo también la vio sin embargo fingió que no la veía en absoluto. El tercero estuvo en frente de la mujer durante mucho tiempo, pero no cedió su asiento.

Lo que nunca me explico es como si son las mujeres las que se embarazan como es que entre ellas mismas no se seden el asiento porque las otras dos mujeres también habían visto a la mujer embarazada, pero aun así no mostraron compasión. También fingieron que no la habían visto.

Es posible que la mujer embarazada se estaba cansando al estar de pie y, por desgracia, nadie quería renunciar a su asiento. Hasta que un niño finalmente se levantó y dejó el suyo para que se sentara.

Cabe destacar que a su edad, es sorprendente su educación y caballerosidad al ceder su asiento a una mujer embarazada.

Bendito sea el Dios y Padre de Israel Jehová de los Ejercitos, ojala que cada dia en el mundo muchos niños como este puedan ser ejempleo en la sociedad, ya que dicha sociedad está carente de valores. También en cuando Oramos a Dios debemos pedir por la paz del mundo para que Dios ponga mas amor en nosotros. Y Orar por la paz de Jerusalén.

Fuente consultada: ideasmillon