Niños que asisten a iglesia son más felices y tienen mejor salud, revela estudio

0
2612
Niños que asisten a iglesia son más felices y tienen mejor salud revela estudio

Un nuevo estudio realizado dio a conocer que los niños y adolescentes criados con constumbres espirituales, son más felices y tienden a tener una mejor salud física y mental a medida que envejecen, según lo revela la escuela de salud pública de la Universidad de Harvard.

Los resultados de la investigación fue publicada en la revista American Journal of Epidemiology, esta revela que las personas que sacan un momento para orar o meditar obtuvieron beneficios similares, incluido un menor riesgo de abuso de sustancias y depresión.

Los expertos analizaron datos de unas 7.458 personas. Sus datos fueron parte de estudios previos y fueron acompañados durante 14 años.

Según el estudio, el objetivo principal era identificar la “participación religiosa en la adolescencia (incluida la asistencia a la iglesia, la oración o la meditación) con datos sobre el bienestar psicológico, la salud mental, el comportamiento, la salud física y la formación del carácter como resultado en la adultez”.

La conclusión que obtuvieron muestra que los niños que asistieron a reuniones de la iglesia, al menos una vez a la semana, tenían un 18% más de probabilidades de considerarse “felices” a los 20 años, en comparación con aquellos que no tenían esa costumbre. Los mismos niños también estaban aproximadamente un 30% más dispuestos a hacer trabajo voluntario y un 33% menos propenso a consumir drogas durante la adultez.

El equipo de expertos no se detuvo en solo analizar la participación en los servicios religiosos, sino que también midió cuánto tiempo pasaron orando o meditando. El resultado final indica que aquellos que oraron o meditaron cada día sintieron más satisfacción con la vida, procesaban mejor las emociones y eran más bueno y amable que aquellos que no pasaron tiempo orando.

El autor del famoso estudio, Ying Che expresó, “Estos descubrimientos son importantes para nuestra comprensión de la salud y las prácticas de los padres”. “Muchos niños son criados de una manera religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede afectar enormemente en su salud física y mental, más allá de la percepción de la felicidad y el sentido del bienestar”.