Saltar al contenido

Joven adopta dos niños que resultaron ser hermanos.

niños hermanos

Se dice que entre de los mayores regalos de la vida, está el ser padres, desdichadamente, no todas las personas que desean serlo pueden convertirse en ello de manera natural, por lo que optan por otras vías, como lo es la adopción. Katie Page es un claro ejemplo de ello.

Esto, en sí mismo, no tiene nada de especial, ella no es la primera ni la ultima en adoptar, pero su caso ha provocado sorpresa y admiración, luego de descubrir el lazo que une a Grayson y a Hannah, sus dos hijos adoptivos. Katie se había separado de su esposo a sus 30 años de edad, desde entonces decidió enfocarse en su vida profesional y con el tiempo logró adquirir la casa de sus sueños.

Un día recibió un email de una iglesia de su localidad, mismo que hablaba acerca de la crianza de niños, esto le llamó mucho la atención. Katie asistió a una reunión, donde fue impactada al escuchar sobre la manera en que eran criados algunos niños, y por esta razón decidió adoptar.

Ella expresó: “Después de asistir a la reunión escuché cosas sobre el cuidado y la crianza que me impactaron y me asustaron mucho, pero a su vez también me llamó la atención y no pude dejar de pensar en eso”.

Así que en 2015, esta mujer llenó los papeles y se postuló para su primera adopción. Estaba muy involucrada en el tema de la crianza y el cuidado de niños, debido a que ya había cuidado niños con historial de violencia intrafamiliar. Resulta que, en una ocasión, la llamaron para que cuidar a un niño de 4 días de nacido, que había sido abandonado en un hospital. Tal parece que su madre tenía problemas con las drogas.

Katie se encariñó con el pequeño y después de las autoridades buscar a la madre por 11 meses y no hallar rastro alguno, pudo adoptar al pequeño a quien llamó Grayson.

Estaba feliz de convertirse en madre, pero para su sorpresa la trabajadora social le comentó que estaba siendo evaluada para una segunda adopción, cosa que no le significaba ningún problema a Katie.

Meses después se enteró que otra pequeña de también 4 días de nacimiento, había sido abandonada en el mismo hospital que nació Grayson. Por ser un caso muy similar al de su primer hijo, la trabajadora social la consideró como una principal opción. Al principio todo marchaba con naturalmente, hasta que empezaron las sospechas sobre la procedencia de la pequeña.

Katie revisó los brazaletes de la niña y descubrió que el nombre de pila de la madre de la niña, coincidía con el nombre de la mujer que había entregado a Grayson en el hospital. A continuación, revisando los documentos del alta del hospital, encontró la fecha de nacimiento de la madre.

De ahí nace la sospecha de que tal vez los dos niños podrían ser hermanos de sangre. Pero al cuestionar a la trabajadora social que se encargaba de ese caso, esta anuló toda posibilidad.

Katie, no se rindió, así que se reunió con la madre de la niña, lo que le permitió percatarse del gran parecido que tenía con su hijo adoptivo.

La trabajadora social decidió profundizar sobre esta situación y descubrió que los niños si eran hermanos biológicos. Esto terminó siendo un precioso milagro, que además ayudó a que Katie a concretar la adopción de la pequeña a quien llamó Hannah.