Saltar al contenido

Padres se negaron a abortar a su bebé con ”malformación” – ahora míralo 2 años después

A una pareja que va a ser padres, su primer bebe les transforma la vida por completo.

Sara Heller y su pareja Chris Eidam iban a procrear su primer hijo. Estaban desbordantes de alegría pero también angustiados. Habían decidido ponerle por nombre, Brody, pero al alcanzar la semana 24 de gestación, descubrieron que algo peculiar estaba pasando con su bebé. A través de una de las sonografías, se enteraron de que Brody tenía un caso severo de labio leporino. En algunos casos simplemente es una ligera separación en el labio, pero en su bebe era algo más complejo.

Los padres se inquietaron bastante, pero acordaron que procederían de manera distinta con el diagnóstico de su hijo.

Los médicos cuestionaaron a la pareja sobre su decisión de continuar con el embarazo, ya que solo se conocia en el mundo un caso, tan grave como el de Brody.“Nos preguntaron si queríamos quedarnos con el bebé“, dijo Chris Eidam, el papá, a Omaha News. Sara y Chris estaban determinados a seguiry tener a su bebé.

La mamá comenta que su intención era incitar un cambio en la forma de concepción sobre las personas padecen labio leporino.

“Está bien estar orgulloso por un hijo, sus circunstancias no importan. Nosotros queríamos cambiar la forma en que las fotos de bebés recién nacidos siempre suelen ser. Queríamos crear conciencia sobre el labio leporino.”

Durante el segundo y el tercer mes de embarazo, es el tiempo en el que la cara del bebé se configura. Sus partes crecen y se unen.

Cada año nacen niños por todo el mundo con alguna forma de labio leporino. Expertos en esta malformación, continuan investigando más sobre sus causas. Lo que ya se conoce es que en la mayoría de los casos el origen es genético.

Por lo regular, los niños con labio leporino son sometidos a muchas intervenciones quirúrgicas, muchos tratamientos y rehabilitación para dominar las habilidades como comer y a hablar.

Sara recibió muchas opiniones a desfavor y desagradables a través de Instagram tras compartir fotos de su hijo recién nacido.

Alguien le comentó:”¿Qué le ocurre en su cara?”

Sara se quedó paralizada con el comentario, pero la verdad es que ella tampoco estaba en condiciones emocionales para enfrentarse a la defensa de la apariencia de su hijo.

Pero, en lugar de molestarse, empezó a orientar a los demás sobre el labio leporino. Esperaba poder provocar un cambio en la perspectiva sobre este defecto y las malas interpretaciones. Sara cuenta:

”Yo decidí educar en lugar de tener confrontaciones. Así quisiera que Brody haga en el futuro también. Yo quiero que él le enseñé a otros y que sea un modelo para otros niños con el labio leoprino.”

Un día Sara salió con unas amigas y su bebé a comer.

Cuando ya todas habían culminado, el camarero, con sutileza, le colocó una servilleta a Sara sobre la mesa. Pero ella, más tarde descubrió que en realidad no era una servilleta sino de un cheque doblado.

La madre desdobló el cheque y sin poder creerlo. Ahí había 800 dólares con una nota que decía: “Para su hermoso hijo”

“No pude contener las lágrimas cuando vi esto. La felicidad que sentí era indescriptible”, dice Sara.

Este increíble y generoso gesto, ayudó a la pareja a saldar las medicinas y citas con el médico.

En la última operación, lograron a arreglar el labio de Brody.

Brody está bien saludable, y tendrá que ser intervenido nuevamente.

Brody podrá comer y hablar en un futuro, gracias a los doctores y al regalo de aquel camarero. Los padres están muy agradecidos por el maravilloso gesto que tuvo con ellos.

Una acción inesperada, de un desconocido, ayudó como no se imaginan, a esta familia, que necesita todo el apoyo del mundo.

Nos enternecemos contemplando las fotografías de Brody. ¡Con esos padres, es inminente, que este valiente niño va a tener un futuro brillante!

Esta historia es un ejemplo de generosidad y amabilidad. Compártela si piensas también que todos los niños se merecen respeto, amor y la mejor oportunidad en su vida, sin importar sus circunstancias ni su aspecto.