Saltar al contenido

Pedid por la paz de Jerusalen: sean prosperados los que te aman.

El salmista David comienza esta hermosa oracion por la paz de Jerusalen resaltando a las personas que lo invitaban a la casa de Jehova diciendo con sus propias palabras “Yo me alegré con los que me decian: a la casa de Jehová iremos”.

Y es que usted y yo sabemos lo que dijo Dios a abrahan en Genesis 12:3 “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”
Es bueno recordar que fue el mismo salmista que dijo:

Lea: ▷ Génesis 12: “Bendeciré alque te bendiga y maldeciré al que te maldiga”.

Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.

Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, Que habitar en las moradas de maldad. Salmos 84:10.

Era tanto el amor que tenia por la casa de Jehová según Salmos 23:6 ” Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días”. Es evidente el amor inmeso que tenia el dulce cantor de israel por la casa de Jehová y por la nación de Jerusalen.

Y en el Salmos 84 podemos ver una vez más claramente el anhelo del salmista por la casa de Dios.

Ahora bien que tan dispuesto estas tu para orar por tus hermanos. El ruego que el dulce cantor de Israel hace pareciera como un mandato y es tanto así que aparenta que estaba entrando cada vez mas a la presencia de Dios y esto produce en él un amor por Jerusalen y por la casa de Dios muy grande.

Si vamos al versiculo 8 una expresion de amor para esta nacion la cual Dios habia elegido.
Tantos años han pasado desde el libro del Genesis y aquí David lo menciona para que usted y yo siempre tangamos pendiente que debemos pedir por la paz de nuestros hermanos.

Yo no se tu pero yo bendecire a la nacion de Jerusalen con todo mi corazón y estoy dispuesto a pedir por la paz de mis hermanos, que siempre esté e mi boca una palabra de bien para la nación que vió nacer el Salvador del mundo, te amamos Jerusalen.

También ruego a Dios para que me aumente el amor por su casa para que busque yo el bien de la nación de Jerusalén.