Qué significan las diferentes posiciones del bebé durante el embarazo

0
1269

A medida que el bebé se desarrolla durante el embarazo, puede trasladarse mucho y ponerse en distintas posiciones. Vigilar la posición de un bebé puede ser tan fundamental como controlar regularmente su crecimiento y ritmo cardíaco, ya que condiciona mucho su salud, especialmente cuando se trata de la posición en la que se encuentran justo antes del alumbramiento.

Siempre perseguimos poder facilitar las cosas para todos los nuevos padres, así que aquí desmenuzaremos las diferentes posiciones de los bebés, explicaremos lo que significan y lo que puedes hacer para garantizar que tu nene esté en una posición segura y saludable.

Anterior

Esta es la posición en la que se colocan la mayoría de los bebés antes del momento del parto y se considera la más ideal para este momento. Mientras está en esta posición, la cabeza del bebé estará en la pelvis de la madre, con la espalda hacia su vientre, lo que le permitirá presionar y abrir el cuello uterino durante el trabajo de parto. Si un bebé está acostado ligeramente hacia la izquierda o hacia la derecha, la posición puede llamarse occipital anterior izquierda (OAI) u occipital anterior derecha (OAD), respectivamente.

Posterior

Esta posición también se denomina como la posición espalda contra espalda. La cabeza del bebé está apuntando hacia abajo y la espalda está recostada contra la espalda de su madre. A diferencia de la posición anterior, es complicado para los bebés en esta posición meter la cabeza y pasar a través del canal de parto en la parte más pequeña de la pelvis. Esto puede hacer que el parto sea más extenso y lento que si el bebé estuviera en la posición anterior, incluso provocando un fuerte dolor en la espalda de la madre.

Esta posición puede ser causada por que la madre pasa mucho tiempo acostada o sentada. De la misma forma, una madre puede hacer que su hijo se mueva y se acomode en la posición deseada apoyándose sobre la dirección en que quiere que se desplace.

De nalgas o transversal

Esta posición tiene lugar cuando los bebés están acostados horizontalmente en el útero. De hecho, parece como si el bebé estuviera durmiendo sobre tu espalda. Muchos bebés en esta posición generalmente se dan la vuelta antes de que su madre entre en trabajo de parto, pero algunos no lo hacen. Cuando los bebés aún están en esta posición a medida que se acerca la fecha del parto, es posible que tu médico tenga que programar una cesárea, de lo contrario, puede haber un riesgo de prolapso del cordón umbilical, en el cual el cordón puede quedar comprimido contra el cuerpo del bebé durante el descenso en el parto.

Podálica

En esta posición, la cabeza del bebé está hacia arriba, en lugar de hacia abajo, dentro de la pelvis de su madre. Es técnicamente seguro para el bebé mientras está en el útero, pero esta posición puede ser peligrosa durante el parto. Puede ser causada por varios factores, como la cantidad de líquido amniótico dentro de la matriz o la forma del útero.

Las mujeres que tienen más de un bebé pueden tener un hijo en posición podálica, con su gemelo en otra posición. Existen diferentes formas de esta posición, incluyendo posición de nalgas y pies completa, en este caso, el bebé tiene los muslos y piernas flexionadas. Sus pies están cruzados, lo que hace que su cuerpo salga del canal de parto primero que sus pies.

¿Puede cambiar de posición?

Es posible que la posición del bebé varie mientras está dentro del vientre de su madre. De hecho, la mayoría de los bebés se giran naturalmente en una posición cabeza abajo después de 36 semanas. Incluso se sabe que algunos bebés modifican la posición antes del parto. Para cambiar de posición a un bebé que está en posición podálica, un médico, un osteópata o una partera podrían realizar una versión cefálica externa, que hace que el bebé se acomode manualmente.

Un estudio realizado en el 2005 afirmó que había poca constancia de que las mujeres lograran cambiar la posición de su bebé haciendo ejercicio sobre sus manos y rodillas. Sin embargo, el ejercicio alivió el dolor de espalda de la madre. Incluso las cosas sencillas, como caminar durante media hora, nadar con regularidad o sentarse en un balón medicinal en lugar de una silla, pueden colaborarle a las mujeres a cargar el peso extra y mantenerse saludables.

Algunas personas consideran que las mujeres encintas pueden realizar ciertos ejercicios para ayudar a que su bebé esté en una posición ideal. Un ejercicio popular es una inversión inclinada hacia adelante. Implica ponerse sobre las manos y rodillas, también conocida como la postura del niño, y mecerse hacia adelante y hacia atrás durante un periodo de tiempo de 10 a 15 minutos. Algunas variedades hacen que la mujer levante sus piernas. Esto se hace con la esperanza de relajar tanto como se puedan los músculos pélvicos, como el tirón gravitacional dentro del útero.

Es importante que consultes regularmente con tu médico y controlar la posición de tu bebé durante todo tu embarazo. ¿Qué técnicas conoces para cambiar la posición del bebé en el vientre de la madre? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios!