Saltar al contenido

Razones por las que debes leer la biblia todos los días

A todos desde pequeños, seguramente nos instruyeron en un camino religioso; enseñándonos y educándonos en alguna religión; pero sin importar cual sea, uno de los principios más importantes que debemos tomar en cuenta durante toda nuestra vida, es leer la biblia.

Quiero darte buenas razones por las cuales sería bueno empezar o mejorar nuestra lectura bíblica.

Nos hace conocer la voluntad de Dios.

Hemos orado conforme a la parte de la oración que Jesús nos enseñó: “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” (Mateo 6:5-15) Pero cuando oramos así; ¿qué estamos en realidad pidiendo si no sabemos cuál es su voluntad? Es importante examinar la Biblia para saber cuál es la voluntad de Dios

Nos da ánimo en las pruebas.

Típico que cuando viene la prueba, pensamos que no hay salida, que va a alargarse nuestro dolor aunque realmente somos nosotros mismos quienes lo alargamos. Fiel es Dios que nos recuerda que “esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria”  2a Corintios 4:17

Nos da paz, aclara nuestra mente.

Tenemos tantas cosas por hacer que podemos llegar a estresarnos tanto que hasta creemos que no tenemos tiempo para leer la Biblia, pero cuán reconfortante es cuando decidimos hacerlo a pesar de la falta de tiempo y el exceso de estrés.

Encontramos todo tipo de material literario.

Literal, todo tipo: poemas de amor (Cantar de los Cantares), cantos (Salmos), consejos (Proverbios), textos de tristeza (Lamentaciones), profecías (Isaías, Jeremías, etc.).

Nos permite conocer quién es Dios.

a) Dios es amor. 1a Juan 4:8 “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”, b) Dios es fiel 2a Timoteo 2:13a “Si fuéremos infieles, él permanece fiel”, c) Dios es el único digno de gloria y honra. Apocalipsis 5:13b “Al que está sentado en el trono… sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder”

Porque hoy es el tiempo de hacerlo.

Dios siempre está cercano, pero nuestro corazón puede no estarlo.  “Buscad a SEÑOR mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”.

Nos ayuda a conocer la herencia eterna que tenemos.

“Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” 1a Juan 5:12.