Saltar al contenido

Revelan que Lady Di falleció clamando a Dios

Tras el último aniversario, sus hijos, los príncipes Guillermo y Enrique, le ofrecieron este miércoles, honor, reuniéndose con representantes de las organizaciones caritativas a las que apoyó Lady Di en los jardines del Palacio de Kensington.

Como recordamos, el domingo 31 de agosto de 1997 Diana de Gales y su pareja, Dodi al Fayed, sufrieron un accidente a las 00.23 de la madrugada en el túnel Place de l’Alma de París. De los cuatro viajeros en el vehículo sólo quedó con vida el guardaespaldas, que viajaba de copiloto en la parte delantera del Mercedes que se estrelló contra una columna del túnel, perseguido por los paparazzi.

La autopsia reveló que el conductor tenía un alto grado de alcohol en sangre. El fotógrafo Damien Dalby, que se hallaba en el lugar de la tragedia, pidió ayuda a los colegas que se hallaban próximos al accidente, mientras veía como salía humo del vehículo. Intentó apagar el coche, pero no lo consiguió.

El fotógrafo testificó que la princesa clamaba: “Oh Dios mío, Oh Dios mío”, tras padecer el accidente. Esta información fue compartida por un vídeo durante una audiencia pública en Londres. La ex esposa del príncipe Carlos, perdió su vida a las cuatro de la madrugada luego de ser trasladada al hospital.

Aquellas fueron sus últimas palabras. Sin embargo, Jaime Fernández Garrido, ha publicado un artículo originalmente en 2010 en referencia.

El fotógrafo relata que le captó la atención una frase que Diana había dicho justo antes de perder su vida. Cuando ella confirmó que estaba saliendo con Dodi, argumento su relación diciendo: “Dodi me da seguridad”.

La seguridad era definitiva. Podían hacer lo que quisiesen o necesitasen. Aparentemente de esa seguridad nacía el sentimiento de felicidad.

Pero la historia acabó de la peor forma. Todos conocemos la seguridad que tanto Diana como Dodi tenían, y esa seguridad se terminó en sólo unos minutos. Y después de una vida llena de lujos y comodidades, la princesa Lady Di clamó de su boca al Dios vivo. Muchas veces, ya es tarde cuando logran reconocer a Dios.

¡Puedes tener todo y disfrutar de todo el dinero del mundo pero de la condenación eterna solo te salva Cristo! ¿Qué harás entonces con toda tu “seguridad”?.