Saltar al contenido

Descubren las minas del Rey Salomón.

minas del rey salomón

El excremento conservado por miles de años por el clima desértico del valle de Timna de Israel está generando polémica en la discusión sobre el rey Salomón y el origen de su riqueza proverbial.

Los arqueólogos descubrieron el estiércol de aproximadamente 3.000 años de antigüedad en un viejo campo minero sobre una mesa de arenisca conocida como el monte de los esclavos. El área está rociada de minas de cobre y campos de fundición, lugares donde el mineral fue fundido y convertido en metal.

El arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv, Erez Ben-Yosef, inició la excavación del sitio en 2013. En 2017, el equipo descubrió residuos de algunas estructuras amuralladas, incluyendo una puerta fortificada, fue entonces cuando descubrieron lo que aparentaba excremento de origen relativamente reciente.

“Pensamos que quizás algunos nómadas habían acampado allí con sus cabras hace unas décadas”, expresó Ben-Yosef, puntualizando que el estiércol aún contenía materia vegetal no depurada. “Pero las fechas [de radiocarbono] que regresaron del laboratorio, y confirmaron que estábamos hablando de burros y otros animales del siglo X aC. Era difícil de creer.”

Mientras que la edad desorbitante del estiércol y la condición excepcional eran imponentes, lo que implicaba los resultados del radiocarburo eran aún más chocantes.

“Hasta que empezamos el proyecto en 2013, este fue considerado un sitio de la Edad del Bronce tardío relacionado con el nuevo reino de Egipto en el siglo XIII y principios del siglo X aC”, expresa Ben-Yosef. Hay evidencia obvia de una presencia egipcia durante esos siglos, y los visitantes del Timna Valley Park, de hoy en día, son recibidos por las marcas representativas de los antiguos egipcios.

Pero la datación por radiocarbono de extrema precisión arrojada por el estiércol, así como las telas y otros materiales orgánicos, comprobaron que el apogeo del campamento minero fue el siglo X a. De C., la era de los reyes bíblicos David y Salomón.

En base a la Biblia hebrea, el rey Salomón era conocido por su gran sabiduría y riqueza, y sus numerables construcciones que incluían un templo en Jerusalén suntuosamente decorado con oro y bronce. Esta estructura habría demandado grandes cantidades de metal minero a escala industrial en algún lugar del Medio Oriente, pero las escrituras son cautelosas en cuanto a su ubicación.

En la década de 1930, el arqueólogo estadounidense Nelson Glueck hizo el anuncio de que había encontrado las remembradas minas mientras exploraba el valle de Arabah, abundante en cobre, una grieta geológica que se desplaza desde el Mar Muerto hasta el Mar Rojo y se extiende a lo largo de la frontera de Israel moderno. Jordán.

“Ahora se sabe que a lo largo de todo el Wadi ‘Araba hay depósitos de cobre y hierro”, mencionó Glueck en un artículo titulado “En el Camino de las Minas del Rey Salomón” en el número de febrero de 1944 de National Geographic. “Estos fueron intensamente trabajados en tiempos antiguos, particularmente durante la época del rey Salomón”.

Desbordado en riquezas del comercio y del tributo, el rey Salomón acometió una campaña de construcción que incluía su famoso templo en Jerusalén. Pero Ben-Yosef dice que las paredes fortificadas que encontró en los alrededores del campo de fundición, sugieren que fuera un objetivo militar.

Si la afirmación de la Biblia de que David trajo a los edomitas al talón es exacta, pudo haber estado en posición de exigir tributo, dice Ben-Yosef. “Hay una posibilidad de que Jerusalén obtuviera su riqueza de explotar estas operaciones mineras”.

Pruebas del Comercio de Larga Distancia son las semillas y esporas de polen que estaban en las muestras de estiércol, tan integras que el equipo de Ben-Yosef pudo precisar la dieta de los animales: El alimento fue importado de un área de más de 100 millas al norte, cerca de la costa mediterránea, la distancia a Jerusalén es de unos 190 kilómetros (300 kilómetros), un viaje de dos semanas por burro en la aquellos tiempos.

Más de 1.000 toneladas de residuos de fundición se han descubierto en la colina de los esclavos, dice Ben-Yosef, señalando la producción a escala industrial proporcional a un estado o reino antiguo.

“Hasta hace poco no teníamos casi nada de este período en esta área”, dice. “Pero ahora no sólo sabemos que esto fue una fuente de cobre, sino también que es desde los días del rey David y su hijo Salomón”.