Saltar al contenido

Rusia advierte a EEUU que no pise Venezuela

ÚN.- Los asesoramientos ruso-estadounidenses acerca de la controversial Venezuela que se realizaron este martes en Roma fueron eficaces y eficientes, expresó el emisario especial de Estados Unidos, Elliott Abrams, tras la asamblea con el vicecanciller ruso, Serguéi Riabkov.

Según divulgó la agencia de noticias RIA, el administrativo del gobierno de Vladimir Putin defendió que Rusia reprendió a Estados Unidos con relación a sus supuestas intenciones de intervención militar en Venezuela, al tiempo que reiteró que el presidente Nicolás Maduro continua siendo el único mandatario legítimo que hay en el país.

“Nos estamos enfrentando a una situación en la que la línea roja de Washington respecto a la crisis en Venezuela nos causa una creciente preocupación”, comentó a la agencia rusa.

En ese sentido, Riabkov constató que Rusia no accederá tampoco a una intervención humanitaria en Venezuela a la que podría sucumbir Estados Unidos.

“No aceptamos el concepto de intervención humanitaria, ideado hace varios años por iniciativa de EEUU y que, a nuestro parecer, se podría implementar en Venezuela”, manifestó Serguéi Riabkov, citado por Sputnik.

“Rusia aboga por la prestación de ayuda humanitaria mediante las vías que se basan en la resolución de la Asamblea General de la ONU, incluyendo los recursos y las posibilidades de institutos internacionales especializados, y se fundamentan en el cumplimiento rígido de los principios de imparcialidad, profesionalismo y la inadmisión de la politización de este proceso”, declaró Riabkov.

Las aguas están violentas, el fuego no cesa en este campo de batalla hipotético y figurado. Donde acabará todo este revuelo, cuál será el resultado de esta pugna política-económica, donde opinan mas los interesados que los afectados, donde tienen más votos los extraños que los de la casa.

Mientras tanto los venezolanos, se enfrentan como pueden a esta crisis que no parece tener remedio, por un lado la constitucionalidad, por otro la aparente pero engañosa libertad, contra la opción de permanecer inmóviles, solo viendo a donde los arroja este torbellino.