Saltar al contenido

Se manifiesta la bendición de las Uvas de Israel y prepara el vino para el tercer Templo

Alrededor de 30 botellas de vino fueron adjudicaron al reciente Sanedrín, supliendo un elemento que es muy requerido para el servicio del tercer Templo – del que se hace alusión específicamente en la profecía como una de las antesalas del Mesías.

Dice Deuteronomio 8:8 – Las uvas son una de los siete especímenes en los que Israel es prosperado. Tierra de trigo, cebada, viñas, higueras y granadas; Una tierra de olivos y miel.

Pero el fruto tiene una gran significancia bíblica de lo que muchos reconocen. El retorno de las uvas a Israel, que estuvieron ausentes durante el dominio islámico, cuando el alcohol fue prohibido, es profetizado por Miqueas para anunciar la venida del Mesías.

Miqueas 4: 4 dice – Cada uno se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera; Y nadie les temerá; Porque la boca de Hashem de los ejércitos ha hablado.

El vino es un elemento esencial del servicio del Templo. Aunque los sacerdotes tienen censurado tomar vino en el Templo, una degustación de vino fue otorgada en el Templo cada mañana como parte del servicio rutinario. Un cuarto de hin (aproximadamente un cuarto) de vino fue vertido sobre el altar.

En preparación para el Tercer Templo, el Rabino Hillel Weiss, portavoz del Sanedrín, se propuso hallar un vino kosher para su utilización en el Templo. El procedimiento, que abarca desde la trituración de las uvas hasta el embotellado, debe ser elaborado completamente por los judíos que guardan del shabat.

Las uvas para el uso en el vino del Templo deben ser cultivadas directamente sobre el terreno, un método que no se utiliza con frecuencia en la actualidad.

Fue entonces cuando el rabino Weiss escuchó hablar de un viñedo que pertenecía a una escuela secundaria pre-ejército en Yatir, al sur de Hebrón.

“El viñedo es orgánico, solo por razones idealistas y no debido a los requisitos del Templo”, explicó Hagger a Breaking Israel News. “No se usan máquinas cuando cosechamos la uva o hacemos el vino. Los estudiantes pisan las uvas Con los pies. No añadimos ningún otro elemento o producto químico en el proceso. La fermentación es causada por la levadura natural en la piel de las uvas. “

El estado moderno de Israel ha promovido el retorno de los muchos rituales de la Torá relacionados con la agricultura. “En el año shmittah, no cosechamos”, afirmo Hagger.

El pequeño viñedo tuvo una producción de 60 botellas, 30 de las cuales fueron adquiridas por el rabino Weiss para el Sanedrín. Al probarlo se sorprendió por la calidad del vino.

Cuando el Templo sea reconstruido, los diezmos que resulten de la producción de este vino, junto con otros diezmos agrícolas, serán traídos al Templo.

Rabi Weiss considera que el levantamiento de la industria vinícola de Israel es señal de los tiempos mesiánicos.